El miedo en los niños




El miedo y las sensaciones de temor o ansiedad suelen producirse en todas las etapas de la vida. Una de ellas, y en donde los miedos están más presentes, es la etapa infantil, en la cual los niños atraviesan sentimientos desagradables, angustia y fobias.
Un niño con miedo puede sentir peligro y amenaza constante (real o imaginaria). Sin embargo, no hay duda de que estas “emociones” son “normales” y contribuyen con el desarrollo evolutivo y supervivencia del individuo y de la especie.


El miedo puede ser transmitido de los padres a los hijos y, sin darse cuenta, generar un conflicto a futuro en el desarrollo del infante.
Es importante que, cuando el miedo se torne progresivo o esté presente continuamente en la vida del niño, se considere realizar un tratamiento psicológico o acudir a una observación y/o evaluación con profesionales.

Miedos habituales en los niños pequeños

Los típicos temores de los niños de entre 3 a 6 años son miedo a la oscuridad, miedo a ladrones, a objetos raros o ruidos fuertes, miedo a la muerte, a monstruos, a estar solos, a la separación de sus padres, entre otros. Estos miedos u otras sensaciones a veces pueden estar influenciados por la televisión, los dibujos animados o el video juegos.
A medida que el niño crece, estos miedos van desapareciendo y la realidad va ganando terreno en sus vidas. Aunque no en todos los casos, por lo que es importante prestar atención a sus acciones.
Por otra parte, algunas experiencias traumáticas o desagradables pueden ser causantes de miedos en los niños. Por lo que, el haber sufrido asma puede generar miedo a dejar de respirar al dormir o el haberse quemado con un petardo puede generar miedo a ver o escuchar el ruido a los petardos.

¿Cómo ayudar a los niños a superar los miedos?

Como primera medida, es importante no burlarse del miedo que el niño manifieste. Si dice: “tengo miedo que el perro me muerda”, es necesario no ridiculizarlo ni responderle: “no te hace nada, no seas tan miedoso”.

En segundo lugar, no debemos ignorar el temor que sienta el niño. El dejar pasar por alto emociones o sentimientos que vemos, puede agravar la situación a largo plazo. Sin ayuda, el niño no podrá combatir un miedo que lo atormenta. Por lo tanto, es primordial aceptar los miedos de los niños como reales y no siempre como fantasiosos o imaginarios.

Tercero, tratar de no transmitirles nuestros propios miedos a los niños. Si una madre tiene miedo a los insectos y lo demuestra delante de su hijo, lo más probable es que el niño sienta el mismo temor y enfrente a los insectos de la misma manera.


En cuarto lugar, no debemos forzar al niño a enfrentar sus temores o pretender que superare el miedo con rapidez. Con ayuda del juego y la contención, podremos hacer que lo supere de a pequeños pasos, pudiendo tener altibajos o retrocesos.

Y por último, será fundamental tener en cuenta las experiencias vividas por el niño durante su corta edad y el grado de temor que sienten. Si ha sufrido emociones fuertes —pérdidas de seres queridos, situaciones violentas, accidentes, etc.—, los miedos podrían derivar a fobias, angustias crónicas, ansiedades y estrés traumático. Para estos casos, se aconseja acudir a un tratamiento específico. 

Recursos relacionados que te pueden interesar:


Otros cuentos sobre el miedo

---> “Pablo ya no quiere estar solo” de Roser Rius, Editorial: SM. 
---> “Las pesadillas de Ada” de Isabel Cordova, Editorial: SM. 
---> “Algunos miedos” de Ana María Machado, Editorial: Anaya infantil-juvenil.
---> "Los niños, el miedo y los cuentos" de Ana Gutiérrez y Pedro Moreno, Editorial: Desclée De Brouwer.



15 comentarios:

  1. Una buenísima entrada Bere, me ha encantado la selección de libros sobre el tema. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ana, de a poco volvemos con todo nuevamente, jaja. Te mando un beso enorme desde acá :)

    ResponderEliminar
  3. Una muy interesante entrada, aunque los miedos siempre siguen ahí, aún cuando crecemos, lo importante es saberlos llevar, además de saber que existen.
    Me ha alegrado mucho tu vuelta, pensé que te había perdido, me alegra de corazón amiga querida.

    Muchos cariños para ti y vuelve cuando gustes, siempre estás en tu casa. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Querida Bere, es una entrada interesantísima.¡La cantidad de niños que hay con este problema! Yo creo que todos lo hemos pasado alguna vez en diferentes medidas cuando éramos pequeños. Sin duda va a ser de gran ayuda. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es muy cierto Rosana, los miedos siempre están ahí... Es cuestión de aprender a sobrevivir con ellos, no queda otra.
    No perdí por suerte, todavía sigo acá, jaja. Te mando un beso enorme :) Feliz semana!

    ResponderEliminar
  6. Querida Pilar: muchísimas gracias por tus palabras.
    Es muy cierto, los niños pasan por estos problemas siempre, y es bueno saber cómo reaccionar para tratar de ayudarlos, en la medida que esté a nuestro alcance.
    Un beso grande! =)

    ResponderEliminar
  7. (Al fin pude entrar!! No me salía para comentar)

    Querida Bere, que alegría encontrar tu comentario, te extrañaba muuuucho!!!
    Elegiste un tema muy interesante y lo desarrollaste con la calidad de siempre. También me pareció buenísima la selección de libros.
    Por supuesto que yo también enlazaré tu entrada.

    Espero que te encuentres bien.Te mando un gran abrazo!!!



    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Hola Sandri. Sí, es que toqué algo de la plantilla y no sé volver atrás. Tocando siempre el título de la entrada, te saldrá para comentar.
    Yo también te extrañabaaa, estuve re alejada. Pero volveré de a poco.
    Gracias por tus palabras, como siempre, son de mucha ayuda.

    Y muchas gracias por enlazarme :) Te mando un beso enorme! Gracias de nuevo.-

    ResponderEliminar
  10. Excelente post Berenice.
    el miedo en los nenes es muy frecuente.
    Te dejo un fuerte abrazo y Feliz Otoño!!!!

    ResponderEliminar
  11. Gracias Adriana. Me alegra que te guste el post. Un beso enorme y feliz otoño para vos también. Una estación que me agrada... aunque falte cada vez menos para el invierno, jeje. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante! La verdad es que es un tema complicado de trabajar y del que no nos hablan mucho en la universidad.

    Enhorabuena por el blog!

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu comentario. Es un tema difícil... Y es cierto, no hablan mucho en el profesorado. Un saludo y gracias por tu visita :) Ahora paso por tu blog.

    ResponderEliminar
  14. Excelente información. Desde mi punto de vista lo mejor para el peque es no darle importancia a sus temores. Hacerle ver que no hay peligro.
    Saludos.
    http://alospeques.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  15. Gracias Marisa. Es verdad, los niños son muy vulnerables a todo, no hay que infundirle muedo y temores. Un saludo y ya mismo paso por tu blog.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar burbujitaas.blogspot.com ¡Tus mensajes son bienvenidos!

 
Aviso Legal